Twinsted


Antares es demasiado fea para ser una niña, demasiado guapa para ser un niño. Su pelo es de color castaño caoba. De estatura media, siempre mira al cielo, esperando que este baje hasta que invada la Tierra. Es callada por fuera, un caos por dentro. Odia la gente, pero no podría vivir en un mundo desierto: así no se podría buscar la soledad. Para ella, la vida es un funeral fascinante. Ella sabe que cuanto más calmado está el cielo, más funesta es la tormenta. Sueña muchas veces que está sentada sobre la estatua de un ángel caído, observando las lápidas de un vasto cementerio en una tarde lluviosa de otoño. Le gusta leer, comer y jugar con las mentes de las personas. Su color favorito es el negro. Su palabra favorita es “desolación”. Vive analizando lo tétrico y lo macabro.

Regulus es demasiado feo para ser un niño, demasiado guapo para ser una niña. Su pelo es de color rubio brillante. De estatura media, siempre mira al cielo, esperando poder volar muy por encima de él. Es hablador por fuera, pensativo por dentro. Adora la gente, pero podría vivir en un mundo desierto: así sería el ser más importante sobre todo lo demás. Para él, la vida es una divertida película de terror. Él sabe que cuanto más oscuro está el cielo, mejor se ve la luz de las estrellas. Sueña muchas veces que está escondido en algún rincón oscuro de una fábrica abandonada, escuchando los pasos de alguien desconocido en una calurosa noche de verano. Le gusta jugar, dormir y leer las almas de las personas. Su color favorito es el dorado. Su palabra favorita es “egocentrismo”. Vive riéndose con lo terrorífico y lo espeluznante.

Pero sobre todo, y por encima de todo, hay algo que esos dos mellizos siempre tendrán en común…



¡Frankenceto está vivo!

Y no tengo más que añadir. Solo decir que Maceto ha revivido sin necesidad de rayos y tormentas, solo agua y sol.

Y para los que os preguntéis quién es Maceto... ¡Es el gran, famoso y aclamado superdetective, Maceto Butterfly!

Bueno...

En realidad, es un muñequito con césped en la cabeza <3

Queriendo matar al sastrecillo valiente

Y eso que el pobre solo mató siete moscas de un golpe. Pero, al igual que en el cuento, yo tergiverso las cosas y soy capaz de cargarme siete prendas de una sola vez.

Vale, exagero. Pero hoy he estado a punto de destrozar una camiseta solo por un par de fallos tontos (y algún otro suceso inexplicable).

Algo que hay que tener en cuenta siempre, SIEMPRE, es la elasticidad de la tela. ¿Quién es la primera persona que pasa de eso? Yo, por supuesto, que quiero hacer cortes a lo loco para adornar, y lo que debería ser una pequeña abertura en un lateral de la parte delantera, se ha convertido en un triángulo recortado a lo bestia xD Realmente no queda tan mal, pero como yo soy la que lo dibujó sobre papel (y la que ha metido la pata), lo veo horrible >< Aún me falta hacerle ojales y pasar cinta de raso para adornar, a ver si así parece otra cosa y se ve distinto.

Luego está el extraño caso de las mangas. Todo un episodio de la Dimensión Desconocida, parecido al del cargador de la cámara de fotos desaparecido. Siempre prefiero que sobre tela a que falte, que para cortar siempre hay tiempo. Pues resulta que hice las mangas demasiado largas, pero vale, sin problema: me pruebo la camiseta, mido el lugar por el que tengo que cortar, lo marco... Me quito la camiseta, hago lo mismo en la otra manga, corto... ¡Y sorpresa! La manga queda bastante más corta de como debería quedar. ¿Por qué, si lo marqué con ella puesta y quedaba perfecto? Es un misterio...

Pero bueno, al igual que en el cuento del sastrecillo, todo se soluciona con un poco de ingenio. Una vez esté todo terminado (y si no me he dado por vencida antes y he destruido alguna prenda xD), buscaré alguna forma de subir fotos para compartir estos malditos diseños que prácticamente ocupan todo mi día :3

¡Que paséis buen fin de semana! ^^

La Llave del Cielo Estrellado


Y la bestia sacrificó su corazón y alcanzó una velocidad más extensa que la luz para huir de su desesperación en forma de fantasma, dejando atrás un rugido humano y poco más. Con esto las cadenas tatuadas se rompieron, y tras ellas la parca perdió su memoria y agitó su guadaña, creando tormentas en los recuerdos de todos aquellos que presenciaban cómo cabalgaba sobre el viento. El mundo crujió, el cielo se quebró, y contemplando la lluvia de estrellas ardiendo, la serpiente pudo escuchar el miedo de la gente que miraba con horror su ojo ciego, arrancado con aquello que más le había importado. Las trompetas celestiales sonaron, y el ángel falso lanzó al suelo treinta monedas de oro con las que pagaba su vida y se consumía en lo más profundo de la fantasía que devoraba su interior, buscando descanso eterno y no encontrando nada más que su alma cerrada por demolición. En aquel momento, la muñeca de la rosa en el ojo perdió la personalidad que había creado para ella aquella niña sin rostro, y chilló y aulló tratando de recuperar el dolor, hasta que quedó convertida en nada más que trapo habitado por recuerdos, y una lágrima brotó de su botón izquierdo. Finalmente, para dirigir el universo, el último sueño de la medianoche vendió su futuro, y el negro perlado del vacío y el reflejo de su propia mente se apoderaron de él, y durmió para siempre.

Y con el sexto verso de aquella nueva oración, el tiempo cayó sobre la tierra y dejó de existir. 



En el cerebro de un cargador de una cámara de fotos

Hola, soy el cargador de tu cámara de fotos.

¿Recuerdas lo confiada que ibas cuando te llevabas la cámara a todos lados para hacer miles de fotos que, en realidad, luego ni mirabas?  Que encima luego te quejabas de que los momentos que captaba tu vista no eran iguales a los que veías en la pantallita. Pero te daba igual, porque si la tarjeta de memoria se llenaba, ponías otra o borrabas fotos, y si te quedabas sin batería...

Ahí estaba yo. Dispuesto a ayudarte a que tu cámara estuviera al máximo de energía. Siempre fiel al servicio de su majestad. ¿Pero sabes qué? Qué he decidido cambiar de vida, y ahora solo me apetece molestar :3 ¿Cómo voy a hacerlo? Muy fácil...

Ahora que NECESITAS la cámara para hacer fotos a tus figurines y a tus prendas de ropa terminadas, he decidido esconderme. Ahora tu cámara no tiene batería y no la puedes cargar. Te jodes :3 (Conste que te lo digo desde el cariño eh?) Algún día, si veo que tal, decidiré aparecer, quedándome quieto en algún lugar visible pero que no te esperas (y en el que, por cierto, has mirado mil veces antes).

¡¡Muajajaja!! *insertar risa malvada* A ver cómo te las arreglas ahora, que si consigues un escáner, todavía   puedes pasar los figurines al ordenador y tenerlos ahí archivaditos. ¿Pero que piensas hacer con la ropa? ¿Hacerle fotos con el móvil? ¡SORPRESA! Me he aliado con el cable del teléfono y también se ha escondido, ahora tampoco puedes hacer nada con él :3

¿Cómo te las piensas ingeniar ahora? Porque claro, la primera prenda de tu colección, tus queridos pololos naranjas, ya están terminados... ¡Muajajajaja! *insertar risa malvada de nuevo*

Y a todo el mundo, la mente retorcida y pérfida de este cargador de una cámara de fotos os desea buenas noches y que entréis bien en el fin de semana :3 ¡Muajajajajaja! *insertar imagen de un cargador de una cámara de fotos algo estúpido que se cree malvado y no lo es*

Alive


Muerde la noche, devora las luces, saborea el miedo de la gente al sucumbir a las pasiones venenosas que puedes oler en el aire. Porque una vez tú estuviste al borde del abismo y sentiste como tu propio reflejo te empujó a lo más profundo del vacío. Y mientras caías, te diste cuenta de que volar era la sensación más maravillosa del mundo, de que tu alma estaba más viva que nunca.

Ahora aprovecha a jugar con las sombras que se esconden entre el público de la ciudad, resurge del fuego gris y transforma las risas en himnos de victoria. Deja que el monstruo que llevas dentro salga a cazar una noche más, mientras asegura con la más falsa de las verdades que no es malo, solo curioso.

Y si el corazón te pide respirar, fúmate los sentimientos que haya en el aire; si el cerebro te pide gritar, hazlo como en la mejor de las películas mudas; si el alma te pide amar, ama a tu alma, a tu musa, a tu inspiración y a todo lo malo que envuelve vuestro futuro. Echa una carrera contra tus sueños usando tus deseos como vehículo, y deja que uno se estrelle a gran velocidad contra un muro. La sangre y el dolor merecerán la pena, quedando solo la sensación de que la próxima vez ganaras tú a tus fantasías, llegando a la meta con o sin ellas.

Pinta el mundo de rojo, de naranja o de unicornio. Llena la oscuridad de oro negro y deja que reluzca tan espectral como siempre. Róbale un par de miradas indiscretas a cualquier transeúnte de la plaza más concurrida y compadécete de sus alegrías conseguidas a base de huir del peligro.

Porque, pase lo que pase, ocurra lo que ocurra, se destruya el mundo o no… Tú aún seguirás vivo.

Dibujo de pensamientos: los niños perdidos

Y hablo del espíritu infantil que todos hemos tenido, no de los niños de Nunca Jamás. ¿O tal vez sí? ¿Que pasaría si, a medida que nos hacemos mayores, nuestra alma de niño se marchase a vivir a la segunda estrella a la derecha para permanecer siempre joven y no desaparecer jamás?

¿Qué cosas creéis que se contarían? Hablarían de sus tiempos, supongo. De las cosas a las que jugaban, de como mataban el aburrimiento. Comentarían buenos recuerdos de sus amigos, sus vacaciones con la familia, los motes que les ponían a los profesores, sus regalos de cumpleaños. También tocarían temas como todo lo que habrían aprendido hasta el momento, con sus explicaciones incoherentes e irracionales que a ellos les parecerían verdades universales.

Mi espíritu infantil, si tomamos como ejemplo la representación de Disney, iría vestida de lince o de gato. Y se creería uno de ellos, literalmente. Jugaría con el resto de niños a que las rocas más altas son casas, o barcos, o naves espaciales, o todo a la vez, y elegiría siempre el rol más aventurero y belicoso al que pudiera optar. Rememoraría las series que veía en la televisión, algunas que todo el mundo recuerda como Digimon, Las Supernenas o Sailor Moon, otras que parecen olvidadas por la mayoría como Código KND; incluso hablaría de aquellas que aún compartiría con su versión adulta, como El Club de Medianoche, La Familia Addams, Oveja en la Ciudad o Shaman King. Gritaría a los cuatro vientos su amor por los pokemon de tipo fuego, y tendría la manía de inventarse historias de todo tipo sobre brujas y vampiros. También jugaría a recrear películas como El Rey León o Alicia en el País de las Maravillas, y comenzaría a poner en práctica sus conocimientos (aunque bastante dudosos) para sus futuros trabajos de espía, astrónoma o inventora.

Sin duda, fuese como fuese, viviría soñando, imaginando y creando su propio mundo, igual que el resto de niños perdidos. ¿No sería maravilloso poder hablar con la versión infantil de uno mismo? No, claro que no. Porque a medida creces, la visión del mundo cambia: el tiempo comienza a pasar más deprisa, conceptos que teníamos muy claros se vuelven confusos y perdemos la inocencia que nos hacía felices y magníficos. Si esa información circulase por Nunca Jamás, se sembraría el caos. Si no, basta con ver la figura adulta del Capitán Garfio.

Y es por esto que, al fin y al cabo, cuando maduramos, se nos prohíbe volver a Nunca Jamás. Olvidamos como volar. ¿No nos dicen siempre que hay que mantener los pies en el suelo?



Comprando en la madriguera

Según Alicia caía por la madriguera del conejo, se encontró todo tipo de cosas, con y sin sentido. Pues bien, algo muy parecido pasa cuando una va a comprar telas.

Y es que al final, te encuentras de todo. Cosas que no estás buscando, pero las ves y te encantan, y ves el precio, y te parecen la cosa más fea que has visto en la vida. Y luego vas con una idea más o menos concreta de lo que necesitas, y al final te encuentras con no sé cuantas telas muy parecidas pero con propiedades y precios distintos, y al final dudas hasta de tu nombre. Y no hablemos ya de lo que puede pasar si es la primera vez que buscas una tela en determinada tienda, o sí, directamente, es la primera vez que pasas a una...

Sin embargo, y por algún tipo de milagro mágico, ¡esta vez he conseguido todas las telas que llevaba en mente! ... Vale, no. En realidad, tenía una idea muy precisa de las telas que quería, cuánto costaban y donde encontrarlas, no es la primera vez que me hago con ellas xD Aún así, ha habido alguna que no tenía del todo claro cómo la quería y dónde la iba a encontrar, y he hallado la respuesta en la fantástica tienda de Tejidos del Centro. Pero, por lo demás, la excursión de hoy ha sido un éxito.

¡Mañana empiezo a confeccionar! ¡Por fin! La pena es que, de momento, solo voy a hacer tres de los diseños. Lo más divertido ha sido llegar a casa y ponerme a mezclar las telas para ver qué narices iba a salir de ahí...





Voilà! Bueno, la verdad es que la gran calidad de mi cámara para captar colores es un poco... Dudosa xD. Esa tela que cabalga indefinidamente entre el morado y el azul se ve bastante mejor en persona (y si aclara alguna duda, en realidad es morada). En especial me gusta mucho la tela con el jacquard (la tela de las florecitas), que es de tapicería, lo sé, ¡pero me encanta! Además, es perfecta para hacer corpiños y vestidos ^^ En cuanto a lo demás, me gusta la combinación de rojo-morado-blanco, y el negro lo uso como base para casi todo, así que... En general, estoy contenta con estas telas ^^






¡Esta combinación me encanta! Vale, me chifla el naranja y los colores cálidos xD Esa tela tan bonita que parece amarilla, en realidad, es una especie de naranja calabaza bastante más discreto (mi cámara de fotos es una rebelde~) La tela de tapicería... Estoy enamorada, tiene un color taaaaaaan bonito (sí, abuso MUCHO de esta tela, pero es que me encanta xDDD) Entre otras cosas, el conjunto que quiero hacer con estas telas es de mis favoritos, tengo tantas ganas de confeccionarlo ya que veo que me lo termino en un día xD (vale, es posible que no, cuando coso me entretengo con las motas de polvo que flotan en el aire).







Esto es... Ehmm... Bueno, cuando lo confeccione, espero que quede bonito ^^ Esa tela que asoma por la izquierda y que parece naranja butanero, en realidad... ¡Es naranja butanero! Premio para mi cámara por captar con su color real la tela más fea de todas las que he comprado. Esto me pasa por no compararla con las otras en la tienda xD Sea como sea, aquí está conmigo, mirándome mal desde la bolsa, pero no pienso dejarme vencer. Además, separando esa tela y la de las flores naranja, bueno... El resultado tampoco es tan... Mmmm... Cuando esté terminado el vestido os contaré que tal xD


De momento, tengo intención de ponerme mañana a ello y hacer todo lo posible por conseguir unos vestidos bonitos y originales. ¡A ver que tal quedan!