Welcome to the Tea Party!


¡Feliz no cumpleaños a todos!

Bueno, a todos menos a aquellos Escorpio que cumplan años hoy xDDD Hoy vengo a dejar por aquí el último diseño que he confeccionado, un chaleco hecho con tela brocada y tela de patchwork que, a pesar de ser muy sencillo, no sé por qué narices me dio muchos problemas xD Es una de estas cosas que te vuelven loco por tonterías varias xD

Sin embargo, he de decir que estoy contenta con el resultado final ^^ Ya que me encanta Alicia en el País de las Maravillas, en cuanto vi esta tela de pastelitos en una pequeña tienda de Santiago de Compostela, supe que iba a ir derechita a formar parte de un chaleco inspirado en el Sombrerero. Y, es curioso, porque el verde no es uno de mis colores predilectos, pero mi mente debió echar mano de la representación Disney del personaje y pensé en el color verde directamente xDDD

La parte trasera va adornada con un lazo de raso metido dentro de las costuras, porque yo si no le pongo lazos de raso a algo, no soy feliz xD






Aquí os dejo unas fotitos del chaleco finalizado.

¡Que tengáis muy buen fin de semana, sea celebrando el cumpleaños o no! ^^




Bip, bip, bip


01001001 00100000 01101000 01100001 01110100 01100101 00100000 01111001 01101111 01110101. 01001001 00100000 01100100 01101111 01101110 00100111 01110100 00100000 01101100 01101111 01110110 01100101 00100000 01111001 01101111 01110101. 01000010 01110101 01110100 00100000 01111001 01101111 01110101 00100000 01101011 01101110 01101111 01110111 00100000 01101001 01110100... 01110011 01101101 01101001 01101100 01100101





Letter to Poe


Querido Edgar:

Te echo de menos. Hace ya mucho que nuestros destinos no se cruzan de la forma dulce e inesperada a la que ambos estamos acostumbrados. Nuestros brillantes días en Nueva York empiezan a estancarse, y yo deseo verte por última vez.

¿Recuerdas aquella noche en la que abandonaste Richmond para venir a mi encuentro? Fue una lástima que mi visita fuese tan corta. Me habría gustado poder bailar un vals contigo, jugando a que los entresijos del mundo no son más que rompecabezas triviales para nosotros.

Y ahora, a mis oídos corren rumores de que te encuentras en Baltimore, justo cuando yo estoy de paso por la ciudad. Se me hace raro saber que, hace pocos días, te vieron salir de Gunner’s Hall, taberna en la cual me encuentro ahora escribiéndote estas palabras. Ahora mismo estoy respirando el aire que llenó tus pulmones, escuchando los sonidos que retumbaron en tu consciencia, viendo las imágenes que tus ojos contemplaron.

Sé que es algo tarde, pero he de ir a la Universidad Washington a tratar un asunto pendiente. ¿Qué tal si nos vemos allí? Podríamos revivir una de nuestras noches que, por luz o por sombra, nunca llegaron a terminar como era debido.

Espero verte allí, como siempre, una última vez.

Siempre tuya:



La Muerte