Hola, Tiempo, ahora entiendo por qué tú y el Sombrero os enfadasteis...


Si no es por nada en concreto, solo porque hoy, después de DOS PUÑETEROS AÑOS, me ha dado por subir una entrada. Es la magia de los blogs oye, que van a estar ahí para ti siempre que los necesites, intemporales, como Jordi Hurtado.

Tal vez pasen otros dos años hasta la próxima vez que suba algo. Pero lo que es seguro es que algún día me dará por actualizar de golpe todo lo que he hecho hasta ahora, y el blog entonces decidirá que me abandona por sobrecarga.

Y nuestra amistad se habrá quedado en una relación tan trágica y tormentosamente idílica como la del Sombrerero Loco y el Tiempo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario